martes, 1 de octubre de 2013

Arròs de Matances


Este arroz, como su nombre indica, se solía preparar el día de las matanzas y se servía caldoso, como primer plato, seguido del “frit de matances”.

De todas maneras, como ocurre habitualmente con los platos tradicionales, en cada casa se elabora a su propio estilo, con o sin ñora, con o sin cebolla y, sobre todo, encontramos versiones más secas y otras más caldosas. La versión más típica es con el arroz meloso (“encalladet”). En estos casos, con mayor proporción de carne y de arroz, el plato gana consistencia y podemos considerarlo como un plato único, acompañado, muchas veces, de pimiento blanco crudo, cortado a tiras.

Éste es otro de los platos típicos de Ibiza, elaborado casi exclusivamente con productos locales (a excepción del arroz que siempre se ha comprado fuera), cuando no de la propia casa, y que, aunque hoy en día puede degustarse en muchos restaurantes de la isla, antiguamente se preparaba para agradecer la colaboración a vecinos y amigos en el duro trabajo del día de la matanza.

Ingredientes para 6 personas:

1 kg de Pollo (preferiblemente de corral) cortado en trozos pequeños.
½ kg de Costilleja de cerdo cortada en trozos pequeños.
½ kg de Magro de cerdo cortado en trozos pequeños.
300gr de Setas a trozos
1 Pimiento rojo o de dos colores(entreverat)
2 Tomates maduros
Unas hebras de azafrán
Colorante alimentario
Agua(entre 2 y 4 tazas de café por persona, dependiendo de lo caldoso que lo queramos)
Arroz(entre 1 y 1/2 taza de café por persona, dependiendo de lo caldoso que lo queramos)
Para la picada:
4 Ajos
Un manojo de Perejil
Pimienta en grano
Un hígado de pollo
Sal


Paso a paso

En primer lugar, se salpimenta bien toda la carne.

En una paellera honda, se sofríe la costilleja y el magro de cerdo. Cuando ha cogido un poco de color, se añade el pollo y se va removiendo hasta que las tres carnes estén bien sofritas.
Se añaden las setas, el pimiento cortado muy menudito y las hebras de azafrán.

Cuando el pimiento ha cambiado de color, se incorpora el tomate pelado y cortado muy pequeñito.
Por otro lado, se prepara la picada que, en este caso, se elaborará con los ajos, el perejil, unos granos de pimienta, un hígado de pollo que se ha sofrito previamente en la paellera y sal. Se corta todo pequeño y se pica hasta que se haya convertido en una pasta.

Se añade la picada a la paellera, se añade una puntita de colorante (conviene no pasarse) y se sofríe todo junto unos minutos.


En este momento, ya podemos incorporar el agua y la sal. Lo dejamos hervir a fuego vivo hasta que la carne esté cocida y el caldo esté sabroso. Es recomendable irlo probando para rectificar el punto de sal si fuera necesario.


Incorporamos el arroz y vamos moviendo para que no se pegue.

Cuando el arroz esté cocido, ya podemos apagar el fuego y servir.


El consejo
El agua se puede sustituir por caldo de gallina que es como se hacía tradicionalmente, pero, la verdad, yo he probado esta receta preparada con agua, pollo de corral y carne de cerdo y el resultado es delicioso.

Es una comida más indicada para el otoño y el invierno porque aguanta mucho el calor, pero siempre se puede elaborar de manera más ligera y dejarlo reposar un poco antes de comer.

En cualquier caso, recomiendo acompañarlo con un buen vaso de vino payés.

Dificultad(del 1 al 5):3
Tiempo de elaboración:1 hora
Coste aproximado por persona:6€

No hay comentarios:

Publicar un comentario